Los mendigos del mar, piratas contra Felipe II

2
Mendigos del mar

En 1567 llegaba a los Países Bajos el duque de Alba para tratar de controlar las revueltas que habían comenzado un año antes. Los calvinistas habían decidido pasar a la acción y de paso quemar unas cuantas iglesias, al parecer unas cuatrocientas. No lo sabían, pero había comenzado la Guerra de los Ochenta Años.

Además de las siempre incontroladas provincias del norte, los españoles tuvieron muchos problemas en el mar. El Canal de la Mancha se convirtió en una zona casi prohibida para los barcos hispanos, dominados por ingleses y franceses, casi siempre enfrentados a la Monarquía Católica y a unos nuevos invitados a la fiesta. Eran unos piratas que recibieron el nombre de los mendigos del mar. No eran los únicos piratas que actuaban contra los intereses españoles, en la zona cantábrica se encontraban los calvinistas de la Rochelle.

Desde 1572, Guillermo de Orange tuvo en estos piratas su propia flota para enfrentarse a los españoles. Inferiores a los tercios en las batallas terrestres, los rebeldes optaron por fortalecer su presencia en el mar. El poder de esta flota fue muy importante, llegando a controlar todo el tráfico marítimo de la zona, perjudicando el comercio y las comunicaciones. Se convirtieron en el origen de la armada holandesa.

Captura de Brill 1572
Captura de Brill en 1572 (Frans Hogenberg)

Los ataques se sucedieron desde 1572. El apoyo inglés les permitía que sus bases estuvieran resguardadas en el sur de la Pérfida Albión. Ese año se apropiaron del arsenal naval de Veere, todo un tesoro compuesto por cañones, pólvora y barcos. Liderados por Guillermo de Lumay, saquearon las iglesias y monasterios, como la abadía benedictina de Egmond, destruida en 1573. Fue tal la persecución de cualquier imagen o símbolo católico, que en su bandera decía “antes turco que papista”.

Los mendigos tomaron puertos clave como Flushing, Brill o Middelburg lo que provocó un bloqueo marítimo de los Países Bajos. Pese a todo Felipe II nunca tuvo en excesiva consideración estos problemas, quizá porque sus gobernadores, como el Duque de Alba, nunca le dieron demasiada importancia.

“Antes turco que papista

enseña de los Mendigos del Mar

Gueux, el origen del nombre

Se remonta al Compromiso de la Nobleza o de Breda, un documento firmado por unos trescientos nobles flamencos en 1566 donde se plasmaba una serie de exigencias, como la tolerancia religiosa y la abolición de la Inquisión, y que fueron presentadas en Bruselas a Margarita de Parma. La situación mostró un tono bastante amenazante por los flamencos, que llegaron armados ante la presencia de la gobernadora. La escena no pasó a mayores y tras la entrega se marcharon. El conde de Berlaymont, noble muy leal a la monarquía hispana, le recriminó a la gobernadora que tuviera miedo a los que se refirió como gueux, palabra que se traduce como mendigos.

¡Cómo, señora, qué tenéis miedo de esos mendigos! ¡Vive Dios!

Conde de Berlaymont a la gobernadora de Países Bajos

Sin embargo, los flamencos tras enterarse del apelativo de desprecio del conde lo tomaron por bandera. Poco tiempo después, cuando Guillermo de Orange entró en Amberes fue recibido al grito de ¡Vivan los mendigos!

Bibliografía:
  • “Felipe II”, Geoffrey Parker.
  • “Historia de Felipe Segundo”, H. Ferneron.
  • “La Guerra de los Países Bajos hasta la Tregua de los Doce Años”, Federico Gallegos.
  • “Estrategia naval española en la Guerra de Flandes. Estudio comprendido entre 1570 y 1609”, Gemma Sorní.
  • http://dbe.rah.es/biografias/42985/charles-de-berlaymont, acceso 1/12/2019 a las 19:29.

(Portada Wikipedia)

2 Comentarios

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here