La maldición Gaudí que afectó a la mayoría de sus obras fuera de Cataluña

El Palacio Arzobispal, la Casa Botines y el Capricho de Gaudí tienen maldición en común que afecta a todos sus propietarios.

0
gaudi

Artículo actualizado el 14 agosto de 2020

Antoni Gaudí realizó la mayoría de su trabajo en Barcelona pero las 3 únicas construcciones peninsulares que realizó fuera de Cataluña (hizo otra en Mallorca) tuvieron una característica común: ninguno de sus propietarios tuvieron tiempo suficiente para disfrutar de las maravillas construidas por el legendario reusense. Es lo que llamamos la “maldición de Gaudí”.

Vamos a explicar lo que sucedió con estas 3 obras: el Palacio Arzobispal de Astorga (León), la Casa Botines de León y El Capricho de Gaudí en Comillas (Cantabria). 

El Capricho de Gaudí (1883-1885)

El Capricho de Gaudí de Comillas (Cantabria), o Villa Quijano, fue un encargo de Máximo Díaz de Quijano en 1883 para convertirse en su residencia de verano. Máximo se había enriquecido en América y decidió emplear parte de sus ganancias en la nueva casa que Gaudí diseñó a capricho (no se puede expresar con palabras ¡hay que visitarla!). Máximo era cuñado del marqués de Comillas por eso decidió ubicar su residencia veraniega al lado del palacio de Sobrellano. Bajo la dirección de Gaudí, Cristóbal Cascante fue el encargado de las obras en Comillas, ya que en aquel momento Gaudí estaba trabajando en la Casa Vicens de Barcelona. De hecho no está claro que visitara las obras de Comillas durante los dos años que duró su construcción. En 1885 finalizaba la fantástica obra pero para su desgracia, Máximo Díaz apenas pudo disfrutarla unos meses, ya que falleció ese mismo año.

capricho comillas gaudi
El Capricho de Gaudí o Villa Quijano, en Comillas (Cantabria, España)

Casa Botines de León (1892)

La Casa Botines fue un proyecto que comenzó el de Reus en la capital leonesa en 1887, aunque las obras no comenzaron hasta 1891, alargándose durante casi un año. Era un encargo de los empresarios textiles Simón Fernández y Mariano Andrés, por lo que se la conoce también como la Casa de Fernández y Andrés. Ambos eran socios del Juan Homs y Botines, un destacado empresario catalán afincado en la capitán leonesa. Sin embargo nada tuvo que ver ni con Gaudí ni con el edificio que llevaría su nombre, de hecho falleció en 1878, muchos años antes del comienzo de su construcción.

Simón Fernández estaba casado con la hermana del señor Botines y tras enviudar se unió a su sobrina. Junto a su socio Mariano Andrés decidieron la construcción de un nuevo edificio para su empresa, que les ofreciera mayor espacio para los almacenes y además alojara a sus familias en los pisos superiores. Así es como Gaudí realizó su primer edificio de viviendas que concluyó en 1892… ¡en tan solo 10 meses!

Pero esta nueva construcción no se iba a librar de la maldición, ya que en julio de 1891, meses antes de su finalización, Simón Fernández y Fernández falleció sin poderla ver terminada. Sus herederos José y Aquilino Fernández pudieron disfrutarla un tiempo ya que recibieron su parte del negocio y del flamante edificio en el centro de León. Y aquí encontramos al socio de Simón, Mariano Andrés, que fue el único que pudo disfrutar en plenitud de una de las obras peninsulares de Gaudí. De hecho en 1910 adquirió la totalidad de la casa, comprando la parte correspondiente a los herederos de Simón. Podemos considerarle como la “excepción de la maldición“.

casa botines gaudi
Casa Botines de León (España)

Palacio Episcopal de Astorga (1887-1893*)

El antiguo edificio episcopal, que databa del siglo XII, se había destruido por un incendio a finales de 1886. Ese mismo año había accedido al cargo el nuevo obispo Juan Bautista Grau y Vallespinós, que le encargó a Gaudí la construcción del nuevo palacio, al que le unía una amistad personal. Un edificio neogótico donde el artista plasmó su fascinación por la Edad Media. El 24 de junio de 1889 se puso la primera piedra y las obras se alargaron durante 4 años. Pero el obispo falleció en 1893, antes de que estuviera terminado y pronto aparecieron las desavenencias con el nuevo prelado. Las obras debían concluir en junio del año siguiente pero Gaudí decidió abandonar la obra por el trato recibido de la Junta Diocesana. Lo dejó inacabado, proclamando que “no serían capaces de finalizarlo“. Y no debía andar muy desencaminado. Muchos años después trataron de convencerlo para que regresara y lo terminara, pero no tuvieron éxito. Gaudí estaba centrado en el gran proyecto de su vida, la Sagrada Familia. Finalmente en 1914 se dieron por concluidas las obras, veinte años después del abandono de Gaudí.

palacio arzobispal astorga
El Palacio Arzobispal de Astorga (León, España)

Antoni Gaudí

Antoni Gaudí i Cornet (1852–1926), conocido mundialmente como Antoni Gaiudí, es uno de los arquitectos más famosos de la historia, hasta el punto que no hay otro en el mundo con más obras declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ¡Gaudí tiene 7!

No se sabe con exactitud su lugar de nacimiento, en Reus o en Riudoms, lo que no hace más que aumentar la leyenda del personaje.

En 1870 estudió arquitectura en Barcelona y cuando terminó sus estudios, con notas muy justas, ya daba muestras de ser un caso excepcional. El mismo director de la escuela llegó a decir que “No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá“. El tiempo confirmó lo segundo. Era tan particular que nunca hacía planos de sus proyectos, sino que ejecutaba las obras sobre la marcha.

“No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá…”

El director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona

Prácticamente no hizo otra cosa en su vida que dedicarse al arte de construir. Gaudí no cultivó ningún otro arte ni tuvo aficiones y tampoco apenas vida social ni familiar. Nunca se casó y su familia se fue reduciendo con los fallecimientos de sus hermanos y su madre, quedando prácticamente solo.

En 1878 conoció a Eusebi Güell que fue trascendental en su carrera. Le permitió no solo trabajar para el que se convirtió en su mecenas, sino también para otros miembros de la alta sociedad de la época.

Además de las tres obras mencionadas que realizó en la península y una cuarta en la Catedral de Santa María de Palma de Mallorca, destacan sobre todo las 7 que fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad y todas todas se encuentran en Barcelona:

    • Parque Güell
    • Palacio Güell
    • Casa Milà
    • Casa Vicens
    • Fachada de la Natividad y cripta de la Sagrada Familia
    • Casa Batlló
    • Cripta de la Colonia Güell

Pero algo de la fatídica maldición le tenía reservado el destino. El 10 de junio de 1926 fue atropellado por un tranvía mientras se dirigía a “su” Sagrada Familia como hacía cada día. Vestía de forma tan desaliñada que fue confundido con un mendigo.

gaudi
Antoni Gaudí

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here