Brémule, la batalla menos sangrienta de la historia

Pese a reunir a casi un millar de soldados, las bajas fuera casi nulas

2
batalla de bremule

La batalla de Brémule (1119) tuvo una curiosa característica. Pese a reunir cerca de un millar de soldados por ambos bandos, solo hubo 3 fallecidos. Pese a que la lucha fue intensa, el escaso número de bajas la convierte en una de las menos sangrientas de la historia, al menos en proporción a las fuerzas en combate.

La batalla enfrentó a Enrique I de Inglaterra contra Luis VI el Gordo de Francia por el ducado de Normandía, que pertenecía a la corona inglesa. El rey inglés, que era hijo de Guillermo I el Conquistador, contaba con 500 soldados frente a unos 400 del francés. La batalla sucedió en la comuna de Gaillardbois-Cressenville, situada en la región de Normandía, y la victoria se decantó del lado inglés. Tras aguantar el primer y desordenado ataque francés, pudieron contraatacar y poner en desbandada a los franceses de los que 140 fueron capturados. Prefirieron la captura a su muerte, probablemente pensando en el dinero de un posible rescate. Es la razón de que se dieran tan escaso número de bajas. Como curiosidad los franceses hicieron un único prisionero. Un caballero inglés se emocionó en la persecución de franceses y se quedó solo por lo que fue fácilmente capturado.

La victoria en la batalla de Brémule permitió a los ingleses mantener el ducado de Normandía durante un siglo más.

enrique I inglaterra
Enrique I de Inglaterra, el triunfador en la batalla de Brémule

2 Comentarios

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here