Saltar al contenido

Los últimos pensamientos de Simón Bolívar, de libertador a emigrante

03/12/2020
simon bolivar

El caso de Simón Bolívar y la evolución de su pensamiento es un buen resumen de lo acontecido posteriormente en América del Sur tras su independencia de España. Las frustraciones que vivió en los últimos momentos de su vida, y que mostró en sus últimas cartas y proclamas, son paradigmáticas. Todos sus sueños habían sido atropellados.

“América es ingobernable”
Simón Bolívar

Simón Bolívar, el Libertador

Simón Bolívar (1783-1830) fue la figura más destacada de la independencia de las regiones hispanoamericanas a lo largo del primer tercio del siglo XIX. Nació Caracas (Venezuela) en el seno de una familia de buena posición económica, lo que le permitió viajar por Europa y conocer las ideas de la Ilustración. Descubrió el bien de la libertad que luego llevó al ”Nuevo Mundo” y también el amor y la desgracia. En 1799, durante su estancia en Madrid, se casó pero quedó viudo a los pocos meses de su regreso a América.

El principal problema de la Gran Colombia fue la división entre los que defendían un sistema federal o un sistema centralizado con un gobierno fuerte, como defendía Bolívar.

Si hacemos una pequeña síntesis de las ideas de Bolívar, su principal obsesión era hacer unidades territoriales poderosas en América y que pudieran rivalizar con otros poderes como los Estados Unidos.

simon bolivar
Estatua ecuestre de Simón Bolívar en Cartagena de Indias (Colombia)

El gran sueño del Libertador fue la Gran Colombia, una unidad formada por Colombia, Ecuador, Venezuela, Panamá y Nueva Granada. Esta idea política y territorial debía contar con un gobierno central y fuerte, que pudiera ejecutar las políticas necesarias para la defensa de los hombres con energía, al igual que hacían otras naciones en América como los Estados Unidos o en Europa como Inglaterra y Francia. Pero al igual que sucedió con la Confederación Andina, formada por Perú y Bolivia, ninguno de estos sueños lograron perdurar en el tiempo. De hecho la Gran Colombia se dignó esperar a la muerte de Bolívar para disolverse.

“Los pueblos son como niños, que tiran aquello por lo que han llorado
Simón Bolívar

La Gran Colombia

La Gran Colombia se formó en 1819 y jurídicamente se estableció en 1821 con su Constitución y con Bolívar de primer Presidente (y prácticamente el único pues el resto fueron testimoniales hasta consumar la disolución). El principal problema siempre fueron las diferencias entre los que defendían un sistema federal o un sistema centralizado,  similares a las que se habían dado en la formación de los Estados Unidos. Bolívar siempre fue favorable al centralismo ya que una excesiva fragmentación de los pueblos, como así sucedió, significaba su ruina económica. En 1831 fue disuelta.

Hoy en día en algunas regiones de Hispanoamérica se mitifica hasta puntos delirantes el personaje de Bolívar, que visionó como nadie el oscuro futuro que le esperaba a gran parte de las regiones, que caerían en manos de “tiranuelos… de los todos colores y razas“.

Mapa de la Gran Colombia en 1822
Mapa de la Gran Colombia en 1822 (El Mapa de Sebas)

“El que sirve una revolución ara en el mar”
Simón Bolívar

La última carta de Bolívar

Es significativa la carta que le escribió al general Juan José Flores el 9 de noviembre de 1830, a poco más de un mes de su fallecimiento. Flores era el Jefe de Estado de Ecuador y uno de sus colaboradores en la Gran Colombia. En la carta, que da por hecha la separación de Ecuador por voluntad popular, se queja que los pueblos son como los niños “que tiran aquello por lo que han llorado”. Pero además de advertirle sobre algunos personajes de su entorno, lo más importante son algunas de las conclusiones que transmite a Flores tras 20 años al frente de la Gran Colombia. Hemos destacado cinco puntos:

  1. “América es ingobernable para nosotros”
  2. “El qué sirve una revolución ara en el mar”  
  3. “La única cosa que se puede hacer en América es emigrar
  4. “Este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles de los todos colores y razas”
  5. Devorados por todos crímenes y extinguidos por la veracidad, los europeos no se dignarán conquistarnos”

La decepción y frustración de Bolívar es demoledora. Había visto caer el sueño de una América unida y perder a algunos de sus mejores amigos como Sucre, asesinado pocos meses antes. Incluso el propio Bolívar sufrió un intento de asesinato en 1828 (Conspiración Septembrina) y pudo milagrosamente escapar por una ventana. Por eso la última recomendación que le da a su amigo Flores es que dimita y se marche de América.

Siguiendo su propio consejo Simón Bolívar había decidido irse a Europa, pero enfermo de tuberculosis murió el 17 de diciembre de 1830. 7 días antes de morir, y gravemente enfermo, aún pudo redactar su última proclama al pueblo de Colombia, rogando que “cesen los partidos y se consolide la Unión” para así “bajar tranquilo al sepulcro”.  Lamentablemente nada de esto se cumplió.

Bibliografía: “Simón Bolívar: aproximación al pensamiento del Libertador” (Antonio Gutiérrez Escudero)