¿Qué fue el “Proyecto Z” Alemán?

0
Portaaviones nazi Graf Zeppelin

Con la llegada de Hitler al poder en 1933, Alemania comenzaba el rearme incumpliendo los tratados firmados a la finalización de la I Guerra Mundial. Este periodo significó el mayor desarrollo industrial (militar) de la historia de Alemania. Primero a escondidas con proyectos ocultos como los de aviación civil que ocultaban desarrollos militares de la Luftwaffe, hasta que en 1935 Alemania denunciaba el Tratado de Versalles.

Uno de los desarrollos Alemanes era el Proyecto Z, el programa de desarrollo naval de la Kriegsmarine, la marina de Guerra Alemana. Este ambicioso proyecto tenía como prioridad la Royal Navy Británica, por entonces la primera marina del mundo. Ideado en los primeros años de la década de los 30, el plan diseñó la construcción de numerosos barcos de superficie y submarinos en un periodo inicial que terminaría sobre 1946. En ese año el plan Z estaría plenamente desarrollado. Sin embargo con la invasión de Polonia el 1 de septiembre de 1939 este proyecto se paralizó y pocos fueron los barcos que había construidos en ese momento. La guerra llegó demasiado pronto para la Kriegsmarine, que tuvo que enfocar la guerra con el arma submarina.

Portaaviones Graf Zeppelin
Portaaviones inacabado Graf Zeppelin

Los barcos que el Proyecto Z tenía planificados eran 6 enormes acorazados, 4 portaaviones, 3 cruceros y numerosos submarinos, destructores, etc.

Dentro de la Kriegsmarine había dos teorías de desarrollo diferentes. La del Almirante Erich Raeder, a favor de la construcción de muchos barcos de superficie (acorazados, cruceros,…) y la del Almirante Karl Dönitz, jefe de la escuadra de submarinos y futuro Führer, que abogaba por la guerra submarina. Finalmente, dado que el Proyecto no se consumó, las teorías de Dönitz tomaron cuerpo y se construyeron numerosos submarinos, de la clase U (famosos U-Boot).

De los 250 planificado en el Proyecto Z, se construyeron casi  1.200 unidades que fueron el azote de los barcos británicos en el Atlántico durante toda la guerra. Decisivo fue el hundimiento del acorazado británico HSM Royal Oak en octubre de 1939. A partir de ese momento Hitler dio toda su confianza al arma submarina. Durante los casi 6 años de Guerra estos hundieron unos 3.000 barcos aliados (incluyendo militares y civiles).

Almirante Karl Dönitz, jefe de submarinos
Almirante Karl Dönitz, jefe de Submarinos