Las huellas venecianas de Rubens

Fue uno de los pintores más importantes del barroco veneciano y trabajó para las principales cortes europeas

0
rubens

Peter Paul Rubens (Siegen, 1577 – Amberes, 1640) fue el pintor por excelencia de los Países Bajos españoles y uno de los artistas más alabados del arte Barroco. Considerado de formación internacional, a lo largo de toda su carrera viajó por las principales cortes europeas trabajando en España, Francia o Inglaterra gracias a su labor como diplomático. Realizando todo tipo de obras religiosas, mitológicas paganas o retratos de corte, puede decirse que fue el continuador de la tradición narrativa clásica y de la aplicación del cromatismo veneciano barroco por excelencia.

Autorretrato con su esposa Isabella Brant

Autorretrato con Isabella Brant Rubens
Autorretrato con su primera esposa Isabella Brant 1609-1610. Altepinakothek (Munich)

En la primera década del siglo XVII pasó ocho años en Italia formándose en la cultura y el arte de la Antigüedad, así como de los grandes maestros anteriores como Rafael o Miguel Ángel (donde aprenderá a usar la grandiosidad que le caracteriza), de la escuela veneciana el uso del color, de Caravaggio la luz y de los Carracci la decoración de las composiciones.

Tríptico del Altar Mayor de Santa María de la Vallicella

triptico del altar mayor de santa maria de la vallicella Roma
Tríptico del Altar Mayor de Santa María de la Vallicella (Roma)

En La Aparición de la Madonna della Vallicella (1606-1608) ya se intuye el estudio de la obra de Tiziano a través del uso del color y el movimiento unido al realismo de Caravaggio, con el que creará un diálogo entre las figuras del tríptico donde se encuentran separadas en el espacio físico pero unidas en miradas y gestos. Encontrándose en Italia se desplazará a España brevemente como pintor de corte del Duque de Mantua, uno de los grandes mecenas del momento y en donde retratará al Duque de Lerma en retrato ecuestre y despertará la admiración en la corte española.

Descendimiento de la Catedral de Amberes

descendimiento de la catedral de amberes rubens
Descendimiento de la Catedral de Amberes (Flandes – Bélgica)

En 1608 regresa a Amberes e inicia una época de pintura alegre y colorista, pero a su vez severa como pintor de corte para los Gobernadores de los Países Bajos españoles. Las normas del Concilio de Trento eran claras respeto a la imagen y Rubens será excepcional en ellas. En El Descendimiento (1611-14) la parte central del tríptico asemeja realista, pero sin el uso del color no consigue enlazar las emociones en donde finalmente el dolor traspasa la obra y la vocación católica es omnipresente. Su ubicación en la Catedral de Amberes hace que mis viajes por los Países Bajos sean parada obligatoria en esta ciudad ya no solo por la maravilla de lugar que es, también para deleitarme de esta para ver esta obra (una de mis favoritas) y todas las que cuelgan, a modo de museo majestuoso, dentro de la misma.

También realizará obras de representación del poder como Triunfo de la Iglesia (1625) donde vemos representada en un tapiz bordado con lana y seda de Bruselas a la Iglesia postridentina galopar triunfante, bella y serena, sobre el odio, la discordia o la maldad total y plenamente diferenciada gracias al uso del color.

Adoración de los Reyes Magos

Adoracion de los reyes magos Rubens
Adoración de los Reyes Magos. Museo del Prado (Madrid)

En Adoración de los Reyes Magos (1609) las manchas de color se dispersan por toda la pintura a través de la pincelada suelta y las emociones inundan todos los rincones a través de la luz, ya investigada en profundidad y donde destaca la iluminación propia del hijo de Dios. Con su ampliación en 1629 esta obra se convertirá en uno de los mejores ejemplos de la condición social del artista en la corte barroca influyendo en Velázquez (el Apeles de Felipe IV), así como del conocimiento de la técnica veneciana con los ángeles superiores centrales.

Desembarco de María de Médicis

Desembarco de María de Medicis Rubens
Desembarco de María de Médicis. Palais de Luxembourg (Paris)

En 1621 viaja a la corte de María de Médicis, regente de Luis XIII. Allí realizará dos ciclos de pinturas de exaltación de la reina. En Desembarco de María de Médicis en Marsella (1622-1625) la luz que ilumina la escena y el colorido nos remiten irremediablemente a la escuela veneciana y a Tiziano, así como las nereidas nos reconocen al autor, que engorda cada vez más a sus personajes.

En 1628 regresa a Madrid en donde tendrá una toma de contacto directa con todas las obras de Tiziano (comenzadas a adquirir desde tiempos de Felipe II) y de las cuales realizará copias apropiándose de la luz y el color con pincelada disuelta de la fase final de Rubens, en donde la última década de su carrera su obra se transforma absolutamente colorista. Algunas copias se mantendrán al original y otras serán modificadas al gusto de la época. El Rapto de Europa (1628) es reproducido con gran precisión, pero sin ocultar su personalidad al modificar la gama cromática a tonos más fríos y suaves con una pincelada más suelta, así como la aplicación de claroscuros se suaviza con el sfumato.

Adán y Eva

Adan y Eva Tiziano y Rubens
Adan y Eva por Tiziano y Rubens

En Adán y Eva (1628), que se exponen juntas la original y su versión en el Museo del Prado, se comprueban esas licencias artísticas en la resolución de los cuerpos, su posición o volumen, así como en el significado de la obra al añadir el final de la obra. Rubens nos muestra a Adán y Eva como Cristo y la Virgen como los redentores de la humanidad y no como en el Pecado Original tizianesco.

Las Tres Gracias

Las Tres Gracias. Museo del Prado (Madrid)

Las siguientes obras marcarán el punto culminante de Rubens con modelos dinámicos, plenamente barrocos y con composiciones diagonales en donde todo se retuerce y el sentimiento se comprueba en las expresiones faciales. En Las Tres Gracias (1630-1635) la exaltación a la naturaleza y figura humana se realiza a través de un ritmo circular continuo en paisaje y la ondulación de los cuerpos. En La Bacanal de los Andrios aprovechará para representar la Temperantia (Virtud de la filosofía estoica) como dominio sobre la lívido, algo que dominará toda su vida y carrera mentalmente. El Jardín del Amor (1633-1634) vemos su casa representada como auténtico palacio romano (que conoce por los tratados arquitectónicos) y a él y su esposa retratados con gran lujo de detalles coloristas con toda la iconografía clásica necesaria hacia el amor con animales, personas y objetos.

El Jardín del Amor

El Jardín del Amor rubens
El Jardín del Amor. Museo del Prado (Madrid)

Cabe mencionar también las colaboraciones en Londres con Iñigo Jones en donde la disposición recuerda a los palacios venecianos, con Jan Brueghel en la serie de Los Cinco Sentidos en las figuras humanas o con Frans Snyders en donde introduce los personajes en escenas con naturalezas muertas, así como el control que ejercía él mismo sobre los grabados de sus obras, lo que ayudó a ampliar su fama internacional. Rubens será tras Tiziano el gran modelo de pintura barroca del siglo XVII para artistas como Murillo, Velázquez o Van Dyck.

Artículo de Isabel SanJuan
Estudiante en la UNED
Guía Oficial de Turismo en Madrid, Toledo, Galicia e Islas Cíes.
isabelsanjuen.com
contacto / instagram

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here