La fundación de una nueva colonia en la Antigua Grecia

Durante las Colonizaciones Griegas se crearon muchas colonias de diferentes características, algunas lograban su independencia de la metrópoli

6
fundacion colonia griega

Artículo actualizado el 10 agosto de 2020

La Grecia Antigua se caracterizó por un conjunto de poleis o ciudades estado que formaban una estructura política, social y económica. Desde el siglo VIII a.C. comenzó la expansión de estas ciudades por diversos motivos como conflictos sociales (stasis) o la escasez de tierras cultivables (sténochoria). Vamos a ver cómo era la fundación de una nueva colonia griega.

Tras el colapso de los reinos micénicos, nuevos pueblos como los jónicos, dorios o los  eólios llegaban a la península helénica. Era el comienzo de la Grecia Arcaica que motivó su expansión y las llamadas Colonizaciones Griegas.

Las Colonizaciones Griegas

La Primera Colonización se desarrolló en torno al primer milenio a.C. llegando a las costas de Asia Menor y a las islas del Egeo. Durante la Segunda Colonización, entre el siglo VIII a.C. y el comienzo de la Época Clásica (550 a.C.), se expandieron por el norte y el oeste en los primeros tiempos, llegando a Macedonia, Tracia y al sur de Italia (Magna Grecia). Desde el segundo siglo, la expansión se realizó por todas las direcciones, llegando a las costas del Mar Negro, Egipto, Libia, Galia o la Península Ibérica.

Neápolis, las nuevas ciudades

La palabra colonia proviene del latín colere (cultivar), y eran asentamientos, inicialmente agrícolas, que dependían de una ciudad o metrópoli. Dentro de las nuevas ciudades, neápolis, existían diferentes tipos dependiendo de la utilidad o las necesidades de su ciudad fundadora.

Nuevas polis: Apoikia, kleuría y emporión

Se creaba una apoikia cuando se buscaba un lugar nuevo e independiente, que podía ser por orden de una ciudad o por ciudadanos libres. Sin embargo no buscaban un carácter imperialista y la nueva ciudad disponía de sus propias leyes. Las primeras poleis se fundaron con carácter agrícola, que buscaban emplazamientos óptimos para los cultivos. Después comenzaron a buscar emplazamientos con objetivos comerciales y artesanales.

Otro tipo de colonia era la klerukía, donde la tierra se asignaba a varios ciudadanos (emigrantes) pero seguían dependiendo de la metrópoli y se regían por las leyes de esta. Se trataba de asentamientos agrícolas pero también con carácter estratégico, como las fundadas por Atenas para controlar el Golfo de Salamina.

Esmirna-turquia
Esmirna (actual Turquía), fundada en el 850 a.C. es la primera colonia fundada por los griegos

También existían fundaciones de carácter mercantil, como las emporion o emporiae. Este tipo de colonias eran de pocos habitantes y no buscaban tierras de cultivo. Lo importante era su uso para la importación de materias primas y alimentos o la exportación de productos manufacturados. Entre estas colonias tenemos a Naúcratis en Egipto o Ampurias en la Península Ibérica.

Fundación de una colonia griega

Antes de fundar una nueva polis lo primero que hacían era la consulta al Oráculo de Delfos. Debían obtener el consentimiento favorable de la persona que debía dirigir la empresa, el oikistés, y el lugar elegido, ya que era el oráculo quién decidía si era o no favorable su fundación. Con el visto bueno del oráculo, se organizaba la expedición. Al frente de la misma el oikistés al que acompañaban un grupo reducido de ciudadanos, un par de centenares aproximadamente. Los miembros eran elegidos por sorteo o incluso a la fuerza, y debían ser solteros o con herederos en la metrópoli. Una vez alcanzado el destino se realizaba el proceso de fundación, el trazado urbano y una serie de leyes básicas para que todo funcionara de manera correcta. De primeras se copiaban las instituciones y los cultos religiosos de su ciudad madre, sin embargo no siempre se mantenía la vinculación de la colonia con esta ciudad, no había la obligación de mantenerla, aunque en el caso de independencia solía mantenerse cierta relación. El fundador no siempre se quedaba en la neápolis, en algunos casos regresaba a la metrópolis después terminar la fundación.

Estas colonias o poleis, implicaban una mezcla de culturas con los pueblos nativos que en algunos casos podía implicar conflictos. Por ejemplo en las apoikías, de marcado carácter agrícola, podría implicar problemas por las tierras, cosa que no sucedía en las colonias de carácter comercial.

Portada: Fernando Vergara Piña

6 Comentarios

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here