Entrenamiento militar… ¡con bolas de nieve!

0
batalla de bolas de nieve

Durante el trascurso de las guerras a veces los soldados debían pasar tiempo sin actividad guerrera, lo que con demasiada frecuencia podía traer tensiones y malestar, provocando problemas de indisciplina. Al igual que los torneos medievales servían de entrenamiento para los caballeros, que lograban ejercitarse y a la vez divertir a los asistentes, durante la Guerra de Secesión Norteamericana, el general confederado Robert E. Lee ideó una forma similar para entretener a sus soldados.

Allá por diciembre de 1862, en plano invierno y con sus tropas acampadas cerca del río Rappahannok, al norte de Richmond, la nieve que cubría todo presagiaba un largo tiempo de frío e inactividad, lo que poco a poco fue causando pequeños roces y conatos de indisciplina. Lee, considerado uno de los mejores generales de la contienda fratricida, se le ocurrió una curiosa forma de relajar a sus chicos: una batalla de bolas de nieve.

Puede parecer una broma pueril, pero lo que comenzó como un juego de niños a bolazo limpio terminó a golpes donde los soldados pudieron liberar todas las iras personales a puñetazo limpio. Más allá de alguna pequeña lesión o hueso roto, el resultado fue más que satisfactorio para el virginiano. De esta forma pudo mantener la disciplina y prepararse para los años de guerra que aún faltaban, al ejército sureño aún le quedaba mucha batalla que dar.

Bibliografía: “¡Es la guerra!”, Jesús Hernández

Escribe tu comentario:

¡Pon tu comentario!
Please enter your name here