Isabel la católica y su ira contra las torres de Cáceres

Cualquiera que pasee por la monumental ciudad de Cáceres, notará que todas las torres de la ciudad vieja están desmochadas, es decir, que las almenas han sido eliminadas, quitando de estas la función defensiva por la que fueron creadas.

La razón de esta acción, por orden expresa de Isabel de Castilla, la católica, se debió a mostrar autoridad ante los nobles de la ciudad, los cuales se habían puesto del lado de Juana en la guerra por la corona de Castilla, ocurrida a la muerte de Enrique IV.

Este enfrentamiento de sucesión se dio en entre partidarios de Isabel y de Juana, llamada la beltraneja, supuesta hija del hermanastro de Isabel, el rey Enrique IV. Decimos supuesta porque este sobrenombre se le atribuyó por Beltrán de la Cueva, una especie de válido del rey al que algunos nobles castellanos adjudicaban la paternidad de Juana.

 

Esta fue la excusa para que los partidarios de Isabel, algunos nobles y su marido Fernando II de Aragón, lucharan desde 1475 contra los partidarios de Juana, entre ellos su esposo el rey de Portugal Alfonso V y muchos nobles cacereños. Un año más tarde la guerra estaba muy inclinada para el lado de los isabelinos, y aunque la guerra duraría algún año más, las posibilidades de Juana eran más que remotas. Es en este año cuando la reina católica mostró su poder ante la nobleza de la ciudad y de paso evitaba la función defensiva que tenían estas fortalezas ante una posible guerra o asedio.

Algunos ejemplos de torres desmochadas:

  • Torre de los Sande
  • Torre del Sol
  • Torre de Golfines de abajo
  • Torre de Espaderos
  • Torre de los Carvajal
  • Torre de los Ovando
Torre de los Sande
Torre de los Golfines de Abajo
Torre de los Ovando
Torre de Sol (Solís)
Torre de Carvajal
Torre de Espaderos

¿Todas fueron desmochadas?

No todas las torres de la ciudad se encuentran sin sus características almenas defensivas, nos encontramos con una de estas construcciones con sus almenas intactas. Se trata de la actual Torre de las Cigueñas, que perteneció al noble Don Diego de Ovando. La razón, como no puede ser de otra forma, fue que este noble se puso de parte de Isabel en la guerra de sucesión. Por esta razón otorgó, en 1480, el permiso para levantar la torre, construída sobre una antiguo alcázar almohade. Actualmente se ubica en este edificio la sede de la Comandancia Militar de Cáceres. En su interior hay un pequeño museo de temática militar que se puede visitar. Otras de las torres que se pueden ver intacta es la torre del homenaje del Palacio de los Golfines de Arriba, si bien esta torre se construyó después de la orden de Isabel, ya en el siglo XVI, y con permiso de Fernando el católico.

Torre de las Cigueñas

Torre de las Cigueñas, la única que conservó la almenas por su apoyo a la causa isabelina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *