Los cuarenta caballeros Fratres

Se los conoce de muchas maneras, los “Fratres de Cáceres”, los “Fatres de la espada” o los “Caballeros de la orden de Santiago”. Los Fratres fueron una orden de monjes guerreros que trataron de defender la ciudad de Cáceres (reino leonés) de los ataques musulmanes. Creada en 1169, el rey de Fernando II les encomendó la defensa de la ciudad ante la inminente llegada de los Almohades.

No debemos olvidar que todas estas historias están enmarcadas en tiempos difíciles en la península y la historia que nos ha llegado está basada en leyendas locales. Es difícil conocer cómo ocurrieron realmente los hechos.

Los almohades toman Cáceres

El empuje de las huestes del califa Yacub Yusuf, asignadas a su lugarteniente Abú Hafs Omar, sobre la ciudad de Cáceres fue imparable. Sitió la ciudad y el 10 de marzo de 1173 la tomó. Nadie osó a oponer resistencia… ¿nadie? no, cuarenta valientes caballeros Fratres decidieron resistir hasta el final. Se refugiaron en la Torre Bujaco (algunos historiadores indican que fue en realidad en la torre de los Carvajal) hasta las últimas consecuencias. El empeño causar las mayores bajas al enemigo enfureció al califa y no hubo perdón, los cuarenta caballeros fueron degollados. Tras la derrota cristiana y la toma de Cáceres por parte del califa, la orden trasladó su sede a Uclés.

torre bujaco caceres

La torre Bujaco, lugar donde al parecer se resguardaron los caballeros Fratres.

13 nobles, 13

La orden fue creada por Pedro Fernández junto doce nobles leoneses. De origen Navarro y descendiente de los Condes de Barcelona, fue el primer gran maestre de la orden. El convento de la orden estaba situado en la iglesia de Santiago, la que es considerada como su primera sede. Estos 13 personajes decidieron defender a los peregrinos que llegaban a Santiago a visitar los restos del apóstol. Los Fratres es el origen de la Orden de Santiago, cuya sede sigue siendo el fantástico Monasterio de Uclés (Cuenca), de recomendada visita.

caballeros fratres

En la ciudad de Cáceres podemos disfrutar de las leyendas locales teatralizadas, como este caballero Fratre.

Escudo de la orden

El escudo de los caballeros de Fratres era de dos espadas cruzadas, símbolo que aún podemos en algún edificio de Cáceres,  aunque al parecer en su vestimenta lucían una espada roja en tu pecho.  Por este hecho uno de los nombres por los que se les conocía era de los caballeros de la espada.

Escudo de la orden de los caballeros Fratres en Cáceres.

Escudo de la orden de los caballeros Fratres en Cáceres.

 

Orden de Santiago

Tras la nueva toma de la ciudad de Cáceres en 1229 por parte de Alfonso IX, los caballeros quisieron retornar a su plaza original. Sin embargo el monarca leonés no quería ninguna orden militar en la ciudad, incluso tuvo que mediar el Papa. Al final se llegó a un acuerdo, lo caballeros no permanecerían en Cáceres y a cambio el rey les entregó dos villas (Villafafilia y Castrotoraf) y un montante económico. A partir de entonces decidieron cambiar el nombre por orden de Santiago y su distintivo pasó a ser una sola espada.

Cruz de la Orden de santiago

Evolución de la cruz de la Orden de Santiago

Ilustres personajes de la Orden de Santiago

No hay que olvidar que la orden de Santiago, una de las más importantes órdenes hispanas, ha tenido personajes ilustres en sus filas, como Diego Velázquez o Francisco de Quevedo. Al frente de la misma han estado destacados personajes, grandes maestres de la orden han sido el infante Alfonso, hermano de la que sería Isabel la católica o Juan Pacheco, el marqués de Villena que tanta influencia tuvo en el siglo XV castellano.

Tras incorporar el maestrazgo a la corona mediante bula papal, en la figura de Fernando el católico, disminuyó mucho su influencia, como la del resto de las órdenes militares como Alcántara o Calatrava. Durante los siglos las órdenes militares habían adquirido notable influencia no sólo militar, sino también política y económica. De esta forma el rey Fernando se quitaba un problema que pudiera desestabilizar la unidad de la España que estaban dando forma los Reyes Católicos.

Portada: Torre, dibujo de Francisco Fernández Castellanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *