¡Ave China! Legionarios romanos en la China antigua

6

En el 60 a.C. se forma el primer Triunvirato entre Julio César, Pompeyo y Craso. Este último pese a ser uno de los ciudadanos más ricos de Roma, le faltaba conseguir prestigio militar ya que su última campaña, la guerra contra Espartaco, no había resultado del todo perfecta. Digamos que tenía algo de complejo respecto a las grandes campañas que habían vencido sus colegas de gobierno.

Con el Triunvirato en marcha, Craso se convierte en gobernador de Siria y se traslada apresuradamente allí. No tarda en buscar un enemigo al que enfrentarse y elige el Imperio Parto, un enemigo tan poderoso como rico. A Craso no le faltaban motivos para una guerra, riquezas y prestigio.

En el 53 a.C. Craso se dirige a la capital parta Ctesifonte, en la actual Irak, con siete legiones (unos treinta y cinco mil hombres), cuatro mil auxiliares de infantería ligera y cuatro mil jinetes.

A su encuentro, en las cercanías de la ciudad de Carras, actual Harrán en Turquía, fue el general parto Surena con mil catafractas y nueve mil arqueros a caballo. Craso se había adentrado en el desierto en una época desfavorable para un ejército romano y además no aceptó los consejos del aliado rey armenio Artavasdes II y sí confió en otro supuesto aliado, un rey árabe llamado Ariamnes, quien le dijo que se adentrara en el Imperio Parto.

batalla de carras

Batalla de Carras, donde lo legionarios sucumbieron a los arqueros partos

A grandes rasgos, la estrategia llevada a cabo por Surena fue la de realizar una lluvia constante de flechas. Los romanos esperaban a que las flechas se les acabaran pero los partos contaban con mil camellos que servían de suministros móviles. Las bajas romanas fueron numerosísimas e incluso cayó muerto el hijo de Craso. Al caer la noche los partos se retiraron a descansar sin apenas bajas y los romanos huyeron a la ciudad cercana de Carras.

A la mañana siguiente llegó Surena a Carras para negociar con Craso, pero las negociaciones se frustraron y acabó todo con la muerte del triunviro junto con miles de legionarios muertos y otros tantos capturados. Estos legionarios capturados serán la Legión Perdida. No se conoce si fueron vendidos a otros pueblos o si escaparon hacia el este.

En 1950 el historiador Hasenpflug Dubs llevó a cabo una conferencia que tituló “Una ciudad romana en la antigua China”. En el coloquio se afirmaba que en la historia de la Dinastía Han en el 36 a.C. se hablaba de unos soldados que defendían la ciudad de Zhizhi (actual Uzbekistán) que eran muy disciplinados en la lucha, que hacían una formación como escamas de pescado y que habían construido empalizadas. Podemos identificar esa formación de escamas de pescado como la testudo romana.

Finalmente la ciudad de Zhizhi fue tomada y esos guerreros disciplinados fueron trasladados al desierto de Gobi para luchar contra las incursiones. El lugar donde los asentaron se llamó Li-Jien o Liqian, que en chino significa legión. También el término Li-Jien se refiere a la ciudad de Roma o a la parte oriental de los territorios romanos. Muchos comerciantes chinos viajaban a Alejandría y utilizaban este término comúnmente.

Como pruebas concluyentes, en 2001, salió a la luz un estudio genético llevado a cabo entre la población de la zona de la antigua Li-Jien y el 56% de la población muestra algún rasgo occidental como pelo rizado, rubios, ojos claros…Muchos de los habitantes de esa zona se autodenominan herederos de la Legión Perdida.

Actualmente existen dos bandos de historiadores, los que afirman que la Legión Perdida luchó en China y las pruebas genéticas son claras y los que dicen que hasta que no se hallen restos arqueológicos como cerámicas o monedas no podrá afirmarse el hecho de que hubiese una ciudad romana en China.

6 Responses

  1. Miguel

    Son artículos muy interesantes. Son datos interesantes que no vienen en los textos de los que leemos en la escuela
    si no fuera por estas publicaciones, no tendríamos conocimiento de estos hechos. Me gusta este tipo de publicaciones!

    Responder
  2. Ángeles

    ¿Alguien hablo de ” la pureza de sangre”? , al final es una mezcla de pueblos tal que es ridículo quien piense así…¿Cesar y el saber chino?.. Ufff..¿ que hubiese saludo de ahí?..

    Responder
  3. Ulises

    Si, es muy tentador pensar en la posibilidad. Sin embargo, yo estoy del lado de los que necesitan pruebas directas (el ADN puede deberse a 2000 años de otras cosas).

    Si se hallaran restos de un castrum o algo que diga el nombre de la legión (suponiendo que nunca se olvidaron de su pasado romano) sería un hallazgo histórico de lo mas relevante.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *