Las razones que enamoraron locamente a la Reina María de Inglaterra de Felipe II

2

Una de las curiosidades de la historia que hemos descubierto era como podían conocerse y enamorarse siglos atrás, sin fotos, correos o redes sociales cuando la primera vez que se se veían era el día de la boda. El caso de nuestro rey prudente, Felipe II  y la reina María I de Inglaterra en el siglo XVI, es un buen ejemplo de los que podía suceder en el caso de boda políticas como eran habituales en la época.

Los primero que disponían era de los retratos. El problema que a diferencia de las fotos actuales, podían hacer justicia (para bien o para mal) o no… el hijo del Emperador Carlos V nunca supo quien fue el artista del retrato que recibió María pero siempre sospecho que no fue muy sincero y exagero su belleza.

“La naturaleza no parece capaz de labrar un modelo tan perfecto” decía sobre Felipe II el informe que recibió la Reina de Inglaterra

Las razones de la Reina María de Inglaterra sobre Felipe II - Curiosidades de la Historia

Retrato realizado por Tiziano en 1551. Felipe II sospechaba que era en el que se había basado el emisario de María de Inglaterra

Luego disponían de informes. Se enviaban personas de confianza a recabar todo tipo de detalles de la persona, tanto físicamente como de comportamiento. La reina Tudor recibí uno realmente minucioso que detallaba a nuestro Felipe con frases como “de rostro bien parecido”, “nariz recta y rostro varonil”, “su forma de caminar es digna de un príncipe”, “cuerpo perfectamente proporcionado” incluso llegando a indica que “la naturaleza no parece capaz de labrar un modelo tan perfecto”. Esta excesivamente aduladora descripción fue realizada por John Elder, que no se sabe si realmente conoció a nuestro monarca universal o si bien pudo fijarse en alguno de los retratos de Tiziano.

Tanto los informes como los posibles retratos, exagerados o no, hicieron encender la llama del amor en la hija de Enrique VIII. Pese a que Felipe nunca sintió la misma pasión por la británica, el 25 de julio de 1554 se casaban en la catedral de Winchester, dos días después de conocerse en persona.

Gracias al conocido gusto que tenía nuestro Austria por los papeles, la reina inglesa de la casa Tudor le mostró todos los informes que había recopilado sobre su persona y de esa forma hemos podido conocer esta curiosidad de la historia.

Fuente: “Las confesiones de Felipe II, Rey de España” (Juan de la Cierva)

2 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *