La historia y la industria

Desde aproximadamente el siglo VII a. C. la humanidad ha hecho uso práctico del intercambio de bienes, sistema que hasta nuestros días continúa vigente y no sólo eso, sino que cada vez más personas y a más temprana edad emprenden el modo de vida de los negocios. Pero, ¿cuál ha sido el camino de la evolución de la compra-venta hasta llegar a lo que ahora conocemos como mercadotecnia e inteligencia corporativa? Vamos a descubrirlo:

Sapiens

Para comenzar con nuestro viaje, haremos una primera escala casi obligatoria: el libro “De animales a dioses” de Yuval N. Harari. Esta obra, durante 496 páginas, nos narra los cambios de la humanidad, donde destaca tres rasgos superiores de los líderes prehistóricos: La capacidad para cazar, la habilidad para contar historias y el poder para conquistar al sexo opuesto. En el presente, esas tres cualidades son las que hacen ganar adeptos a los grandes empresarios:

  • El éxito traducido en riqueza y reconocimiento (caza).
  • Los lujos y belleza con que se rodean (seducción).
  • Su persuasión en conferencias y campañas publicitarias (historias).

Nuestro cerebro sigue concibiendo la atracción por las cosas materiales a través de los mismos canales que llevaban al hombre cavernario a consumir: la emotividad y el instinto. Partiendo del principio de “seres unipensantes” y que solamente podemos sentir miedo o amor, conforme enfrentamos el enfoque hacia el temor y lo superamos, ocurre una elevación en la conciencia que nos acerca más a lo humano, alejándonos de la naturaleza animal que portamos. Ese es el secreto de las ventas.

La guerra: creadora del capitalismo

El siguiente paso en esta excursión data sobre las civilizaciones indoeuropeas, mismas que se fueron extinguiendo por obra de las épocas frías y la irresponsable explotación de los recursos naturales. Por ejemplo, los romanos que construían acueductos en lugar de tuberías, debido a que no contaban con los conocimientos para fabricar un metal que no se fracturase con la presión del agua, pues el carbón usado para las aleaciones era de origen vegetal.

Entonces, de la madera producían los barcos y el carbón para las armas y protecciones del ejército, lo que causó que la antigua Roma se fuera arruinando por escasez de bosques y sus pobladores emigraran, dando lugar al principio de la revolución industrial: El colapso de la era del cobre y la Inglaterra de Enrique VIII. Este rey al intentar invadir Francia, fundó una fuerza militar muy grande, pero que acabó con toda la madera de su país.

Al presentarse dicha carencia, se comenzó a experimentar con el carbón mineral, favoreciendo a la creación de metales más baratos y resistentes, pero había un problema, el agua que yacía en las minas volvía imposibles los trabajos de extracción, motivó que apuró a la invención de la máquina de vapor con la que se generaría el capitalismo. Los burgueses convirtieron el trabajo artesanal en fábricas que pretendían facilitar la vida a gran parte de la población a cambio de dinero.

La historia y la industria guerra

Digitalización

Luego de la aparición de la actividad comercial, los magnates comenzaron a inventar identidades a sus empresas y productos, proceso denominado “branding”. Esta moda de las marcas brinda origen a la mercadotecnia, que en 1839 obtuvo su primer boom precisamente en Inglaterra, pues por esos días los pósters se volvieron de lo más famoso, al grado de que se prohibió su uso en Londres. Por 1922 aparece la publicidad radiofónica y en 1941 hace su aparición en televisión.

Nuestra época se ha marcado con 4 tendencias muy pronunciadas en cuanto a las relaciones cliente-vendedor o preferencias de consumo:

  • La primera de ellas consiste en que el fabricante hacía un producto y el comprador debía adaptarse a sus condiciones en cuanto a distribución, precio y especificación.
  • En la segunda se invierten los papeles, el usuario determina lo que es la calidad que debe presentar aquello por lo que paga y lo que vale a su percepción.
  • Con el internet, llega una tercera modalidad, donde las empresas se ven obligadas a satisfacer al consumidor, cuidando de la flora, fauna y contaminación ambiental.
  • Por último, estamos entrando en un estrato post moderno donde además de cuidar la naturaleza, los productos se ven obligados a responder a la ecología y al bienestar físico y espiritual del hombre: la humanización de la industria.
La historia y la industria digitalizacion

Bueno, ya que conoces una breve crónica de la inteligencia corporativa, sus enfoques y una visión general de su razón de ser, ¿te gustaría iniciar tu aventura en el emprendimiento?, ¿o ya lo has hecho? Cuéntanos tu experiencia, y si quieres conocer más sobre éste u otros temas relacionados, ¡no olvides comentar!

José Manuel Núñez Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *