La curiosa blitzkrieg japonesa en Singapur

En los comienzos de la participación japonesa en la Segunda Guerra Mundial, uno de sus principales objetivos fue la invasión de Singapur, bajo dominio británico y donde estos contaban con su principal base naval del sudeste asiático.

La idea japonesa del general Yahashita,el tigre de Malasia, era llegar a Singapur atravesando las junglas de Malasia, país que había sido abandonado por los ingleses ante el empuje nipón. Quería atravesar a toda velocidad Malasia para coger desprevenidos a los británicos, que al mando de Ernest Percivel, trataban de defender Singapur hasta el último hombre, como les habían implorado desde Londres.

El japonés decidió que los soldados llevaran las suficientes provisiones para el largo trayecto y no depender de las plazas tomadas al enemigo. El problema es que de esta forma cada soldado debía llevar una intendencia cercana a los 35 kg, y considerando los casi 900 km de jungla era casi que un suicidio. Para ello recurrió a su particular forma de hacer la blitzkrieg. Los japoneses emplearon unas 10.000 bicicletas para el trayecto de esta forma los soldados podían avanzar rápidamente sin el sobresfuerzo de las marchas a pie.

Esta particular “guerra relámpago” sorprendió a los ingleses, pese a que estos estaban en clara superioridad 3 a 1. Pero los japoneses estaban mejor preparados para la guerra en la jungla, disponían de superioridad aérea y de algunas unidades de carros de combate ligeros, ante lo que los hombres de Percival poco podían hacer. El 15 de febrero de 1942 Singapur capitulaba, los británicos sólo habían podido resistir 8 días al empuje de los hijos del sol naciente.

General Tomoyuki Yamashita

Tomoyuki Yamashita, el “tigre de Malasia”.

Tomoyuki Yamashita

Pero no todo le fue bien al héroe de Singapur. Nunca fue bien tratado por sus superiores y pese a sus impresionantes éxitos militares fue apartado por Tojo, el primer ministro japonés. Ya en los últimos tiempos de la guerra, con todo en contra para Japón, se le reclamó para la defensa de Filipinas ante el empuje Aliado. Terminó rindiéndose en 1945 precisamente ante Ernest Percival. Juzgado por crímenes contra la humanidad, fue ahorcado en 1946. Se dijo que fue acusado de crímenes que no había cometido por lo que el juicio presentó muchas dudas y se llegó a comentar que en realidad fue una venganza personal del General MacArthur contra Yamashita, por haber ocupado “sus Filipinas“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *