Los jardines más famosos de la historia

A lo largo de la historia ha habido diferentes tipos de jardines que han caracterizado a cada época. Es muy posible que tu propio jardín beba de la influencia de algunos jardines antiguos que se extienden a lo largo de la historia.

Según las referencias que se tienen, se sabe que los primeros jardines serían creados durante la época del Antiguo Egipto y Mesopotamia.

Y es que en Egipto, de la misma manera que se hacía con otras artes, también se trabajaba en el arte de la jardinería, tanto como para dar sombra, cómo para cubrir con funciones estéticas.

Sin más preámbulos, vamos a analizar algunas de las características de los jardines más famosos de la historia.

¿Cuáles son los jardines más famosos de todos los tiempos?

Persas

Si viajamos a la Antigua Persia nos encontramos con un tipo de jardín que nos habría dejado sin habla, ya que eran unos pequeños paraísos concentrados a lo largo de todo el imperio. Su superficie era cuadrada y estaban cerrados, pudiéndose mantener gracias a unos primitivos sistemas de riego.

Se alimentaban gracias a los cauces de los 4 ríos principales: Pisón, Guijón, Eúfrates y Tigris.

Griegos

En la Antigua Grecia también encontramos a los que han sido definidos cómo los jardines más famosos de la historia. Eran más bien zonas con árboles que se utilizaban cómo sede para eventos de diferente índole política, para reuniones filosóficas, académicas, o cualquier otro tipo de ocasión.

Una de las principales características de los jardines de Grecia era la predilección de los ciudadanos por los elementos arquitectónicos en lugar de por los propios vegetales.

Romanos

Los 2 jardines descritos con anterioridad tan sólo se han podido estudiar a lo largo de los escritos y de las referencias que se han encontrado. Es decir, que no hemos podido acceder a ningún resto.

En el caso de los jardines romanos, la cosa es diferente: los investigadores han encontrado algunos fragmentos de los mismos en la exploración de los restos de las ciudades.

Estaban caracterizados por una férrea apuesta por las especies vegetales, y por la aplicación de innovadoras técnicas, y hasta la incorporación de herramientas de jardinería que derivarían hasta las que usamos hoy en día.

Aparece el concepto de casa adosada a los jardines, por lo que los ciudadanos más pudientes e importantes podían tener su propio jardín.

Todo ello era posible debido a sus conocimientos de hidráulica para poder mantener los jardines en las mejores condiciones.

jardin romano Pompeya

Jardín romano de Pompeya

Musulmanes

Los jardines musulmanes, de la misma manera que los jardines persas, también son cerrados, por lo que no ofrece vistas al exterior.

Y es que es precisamente esto lo que se quiere conseguir: el aislamiento y la intimidad de todos aquellos que desean disfrutar del jardín.

Se definen por utilizar básicamente plantas aromáticas y por darle un especial tratamiento al elemento de agua, presente tanto cómo las plantas a lo largo del entorno.

jardin musulman alhambra

Jardín musulmán de la Alhambra de Granada (España)

Medievales

El principal problema de la Edad Media es que la civilización retrocedió, dejando a un largo todos los conocimientos que se habían adquirido durante los últimos siglos. Podemos decir que los jardines medievales comprendieron un proceso de prueba o de maduración en cuanto a jardinería se refiere.

Aunque en este periodo no se avanzó demasiado, si que supuso un punto de inflexión para recopilar información sobre la forma de trabajar con los vegetales, sobre plantas medicinales o alimenticias, etc. Gracias a los conocimientos que se recopilaron en la Edad Media, hemos logrado avanzado tanto a día de hoy.

Los jardines medievales estaban relegados a los castillos y a los monasterios.

jardin medieval castillo de Villandry

Jardín medieval del castillo de Villandry en Francia

Renacentistas

Los jardines renacentistas tienen un marco estilo romano, ya que en ellos se repiten algunos elementos cómo estatuas o columnas. Pero también añaden unos nuevos conceptos que entrelazan la casa con el paisaje del jardín, destacando algunas zonas cómo las terrazas o las escaleras.

Se buscaba crear un tipo de espacio natural, perfectamente cuidado, donde los árboles y flores pudieran deleitar todos nuestros sentidos. Los grandes podrían ser grandes o pequeños, de diferentes tamaños. El tamaño en si no era importante; lo que realmente importaba es que el jardín estuviera bien cuidado para cumplir con las máximas de este periodo en el tiempo.

La influencia de los jardines más famosos de la historia en la actualidad

Si has hecho de jardinero/a, sabrás que la jardinería es todo un arte, y que cultivar (independientemente del espacio o del tipo de planta), puede ser complicado si no tenemos los conocimientos adecuados y/o la destreza suficiente.

En el caso de que te apasione la jardinería, y estés buscando nuevas maneras de impresionar con tu jardín, nuestra recomendación es que eches un vistazo a los elementos distintivos de los jardines anteriores y que analices cómo puedes integrarlos en el tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *