El general que pudo ser el primer emperador hispano

En primer lugar, hablaré de Marco Cornelius Nigrinus Curiatus Maternus1 fue el ciudadano más relevante de la ciudad edetana. Sabemos que nació el año 40 d.C., mientras que su muerte no la tenemos tan clara. Sobre el año 97 d.C. se producirá su retirada dentro de la maquinaria imperial, para retirarse hacia su ciudad natal en Hispania. A partir de esta fecha y la subida al trono del emperador Trajano nos quedamos sin apenas noticias sobre esta figura. Las únicas noticias que podemos encontrar son de las fuentes epigráficas, concretamente inscripciones honorificas hacia su persona. Unas fuentes que han sido encontrados en Llíria, la antigua Edeta romana su ciudad natal, y sus alrededores.

Conocido principalmente por ser uno de los generales más condecorado del emperador Domiciano y posible rival al principado con Trajano, por tanto, que en un hipotético acceso al principado habría sido el primer emperador hispano en el silgo I d.C. En territorio edetano tenemos registros de esta personalidad edetana gracias a restos epigráficos como la Imagen 3. En ella podemos comprobar su cursus honorum:

restos epigraficos edetanos

Reconstrucción de una inscripción. (Alföldy, Géza; Halfmann, Helmut, p.21.)

Como observamos en la imagen un cursus honorum hacia el consulado. Fue nombrado tribunus de la Legio XIV gemina durante los años 63/69 d.C. en las zonas de Bretaña y la cuenca del Danubio. Después seguirá su carrera por la adlectio inter praetorios. Al alcanzar la pretura servirá en tres rangos pretoriales según Alföldy: 1) como enviado especial de Vespasiano y Tito sobre el 74/75 d.C., 2) como legado de la Legio VIII Augusta en Germania superior 76/79 d.C., y 3) como gobernador de Aquitania 79/82 d.C. Unos nombramientos que recibió de nombre del emperador Vespasiano para hombres procedentes del ordo equester.

El consulado de M. Cornelius Nigrinus ocupa los meses de septiembre y octubre del año 83 d.C. Después de su consulado fue gobernador de Moesia y por la guerra dacica de Domiciano recibe coronae murales, vallares, classicae y aureae, dos mero de dona militaría, altas distinciones dentro del ejército romano. Se calcula que estuvo desde el 85 al 89/90 d.C., bajo el mando de la Moesia indivisa, mientras que luego estuvo al mando de Moesia inferior hasta el año 92 d.C. Su próximo gran cargo y ultimo será el de gobernador de Siria, una de las provincias más importantes del imperio, durante los años 94/95 hasta 97 d.C., año de su retirada a su ciudad natal.

Las únicas fuentes que encontramos después de su retirada a su ciudad natal son epigráficas referidas, por tanto, no sabemos con exactitud la fecha de su muerte. Un personaje importante, tanto en la historia de Roma como la de Edeta, una figura de la que sabemos muy poco, pero tal vez algún día se encuentre nuevas fuentes que nos hagan referencia su vida.

1 Alföldy, Géza; Halfmann, Helmut; pp. 25-54.

Artículo de  Christian Dura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *