Fundamentar los lemas de la revolución francesa (intento)

1

Hoy más que nunca es preciso valorar a los seres humanos y para ello es necesario fundamentar los lemas de la Revolución Francesa: igualdad, libertad y fraternidad (altruismo).

Los seres humanos no se valorizan adecuadamente o se desvalorizan cuando no se comprende lo que es la inteligencia y lo que es la libertad. Comprendiendo lo que es la inteligencia se comprende como es que somos iguales. La inteligencia no es igual a razonamiento y naturalmente no somos autómatas y es posible concebir racionalmente como es que puede existir algo como libre albedrío limitado.

Ocurre que la tecnología nos está corriendo al aproximar las perfomances humanas. Los robots en cuanto se abaraten van a realizar todo el trabajo físico. Pero también los sistemas informáticos van realizando tareas rutinarias y repetitivas en lugar de humanos. Se supone que los nuevos trabajos van a ser de la siguiente manera: los sistemas informáticos van a buscar y clasificar y hacer más manejable multitud de datos para hacer determinada tarea y los humanos se van a ocupar de la estrategia para utilizar todos esos datos en la determinada tarea. Sin embargo hay programas que buscan y encuentran la mejor estrategia para utilizar los datos o sea comenzarían a reemplazar a los profesionales. Hay que comprender que tales programas no son los que emulan la inteligencia humana (la meta de la inteligencia artificial que aún no se sabe como alcanzar) sino los que se aproximan solamente.

El problema es que el avance tecnológico es exponencial, mientras que la capacidad humana de adquirir y aplicar nuevos conocimientos y técnicas es potencial o sea mucho más limitada.

Por otro lado los humanos podemos competir con los sistemas informáticos, naturalmente con nuestra capacidad de conjeturar (que suele percibirse como intuición o inspiración ¡ajá!) y hasta hay gente que puede tener perfomances de computadoras: los calculadores prodigiosos que no siempre son humanos normales, muchas veces son personas con otras serias deficiencias mentales. Claro que tales perfomances tienen carácter genético, mientras que las capacidades de conjetura no lo son necesariamente.

Tocar los genes potenciaría a los seres humanos afectando la libertad. En cambio al potenciar la capacidad de conjeturar posiblemente no se lo haga.

Intento de fundamentar la igualdad

No tendría que haber duda en que inteligencia = conjetura + deducción o sea la inteligencia tiene que ser la capacidad de conseguir conocimiento efectivo o sea corroborable y eso se logra de un único modo: hay que conjeturar y comprobar que tal conjetura se adecua a la realidad (o es “verdadera” de algún modo como con cierta probabilidad). Esto no es sino el sistema de las ciencias que como tal es hipotético-deductivo o sea se emiten hipótesis (que al fin y al cabo son conjeturas más refinadas) y se trata de comprobar si se adecuan o no a la realidad (en la comprobación se deduce o sea se razona y generalmente de acuerdo a la lógica clásica).

El órgano del conocimiento es el cerebro que tiene dos hemisferios. El izquierdo en la mayoría de las personas maneja el lenguaje y razona y el derecho no maneja el lenguaje (pero algo tiene que aprender al respecto ya que coopera con el izquierdo) y realiza multitud de tareas que mucho tienen que ver con procesos anteriores a la utilización del lenguaje. En este caso ponemos la atención en tareas de alto nivel ya que ambos hemisferios tienen también la tarea de bajo nivel de controlar la mitad contraria del cuerpo.

Son muchas las tareas que realiza el h. derecho que no parece que se pueda dar con una tarea que las unifique a todas (como ocurre con el h. izquierdo). Pero si suponemos (para lograr nuevos conocimientos hay que comenzar por conjeturar no hay otra manera) que el h. derecho con todas las tareas que es capaz de hacer busca indicios para conjeturar y lo hace ¡ya tendríamos tal tarea unificada de alto nivel! Si la ciencia con su sistema ha sido muy exitosa es porque la naturaleza debe estar utilizando el sistema hipotético-deductivo desde siempre!!! Y no sólo en los humanos, sabemos que somos primos de los chimpancés que no manejan el lenguaje pero pueden aprender bastante del lenguaje de signos que utilizan los sordomudos. Y cuando somos bebés estamos más cerca de nuestros primos.

Luego habría que inferir que tendría que existir un procedimiento hipotético-deductivo de algún modo pero que en vez de utilizar conceptos utilice percepciones. Con tal posible procedimiento todos aprendimos el lenguaje y superamos a nuestros primos que no superan la capacidad de los niños de 3 años.

O sea para lograr conocimiento efectivo hay dos procesos muy distintos y necesarios: el de conjeturar y el de comprobar (que utilizando el lenguaje lo denominamos razonar, deducir). El de comprobar es muy preciso y bien acotado ya que necesitamos que sea fijo como una regla y muy claro y como tal formalizable y dentro de la conciencia, mientras que el de conjeturar no tiene que ser fijo tiene que ser creativo y como tal no acotado y es oscuro no fácilmente formalizable y como la inspiración ¡ajá! se da fuera de la conciencia (lo de adentro de la conciencia o fuera de la misma nos indica que mucho tendría que ver la conciencia con el manejo del lenguaje ya que el proceso conjetural en general funciona naturalmente sin lenguaje aunque habría que conjeturar que el h. derecho tendría que aprender a realizar configuraciones neuronales que pueden ser decodificadas por el h. izquierdo en lenguaje).

El proceso conjetural se realiza en general fuera de la conciencia y es fácil, mientras que el razonamiento lo hace dentro de la conciencia y es difícil. Así los genios son campeones del razonamiento y los demás nos arreglamos razonando algo y a golpe de conjeturas (que realiza automáticamente el cerebro).

En consecuencia hay que entender que la igualdad humana tiene relación con la capacidad de conjeturar y no con la capacidad de razonar.

Hay que valorar el proceso de conjeturar ya que valorando tal proceso podemos valorar a toda clase de gente. No se trata de ser magnánimos con gente que no razone tan perfectamente como los genios, sino entender que en general cualquier gente puede conjeturando apreciar cosas que determinados genios no se den cuenta. Por ejemplo, Kurt Gödel el lógico-matemático que según Von Neuman era el más grande lógico después de Aristóteles se creía que lo perseguían y hasta lo podían envenenar estando en Norteamérica y más siendo amigo de Einstein. Es cierto que el había encontrado una fallo fundamental en la constitución norteamericana y que en los Estados Unidos no son bien vistos los que cuestionan al país y quien era vigilado era Einstein que era crítico del sistema norteamericano. Einstein era conocido, él no, así que nadie podía querer sacarlo de la escena pública y menos envenenándole. Cualquier persona sin muchas luces examinando la situación podía conjeturar que sus temores eran infundados. Este ejemplo es débil porque muestra que no basta con ser genio también es necesario estar psíquicamente bien. Conviene un ejemplo más sofisticado. El premio Nobel de física Paul Dirac hizo una versión teórica de la mecánica cuántica que matemáticamente cuestionó Von Neuman porque utilizó la pseudo función delta (de gráfica vertical un sin sentido aparentemente) (las otras versiones fueron la de Schrödinger y la de Heisenberg). Cualquiera que estuviera informado sobre Dirac y sin conocer nada del asunto podía averiguar que Dirac sabía hacer su trabajo al elaborar la teoría. Luego podía llegar a conjeturar que algo nuevo de matemáticas podía sugerir el asunto. Y efectivamente por otro matemático que justificó la utilización de las pseudo funciones (Laurent Schuarz medalla Fiels por su teoría de distribuciones) el genio de Von Neuman al fin estaba equivocado.

revolucion francesa

Intento de fundamentar la libertad

Fundamentar la noción de libertad no es más complicado.

Se requiere reconocer que tiene que existir algo como libre albedrío limitado. Los procesos naturales suelen tener en mucho el aspecto de determinados. Sin embargo naturalmente se dan también sucesos no determinados. En general ha parecido que ambos tipos de sucesos no pueden juntarse, pero en las últimas décadas se han descubierto fenómenos como la resonancia estocástica donde el ruido de fondo (no determinado) puede realzar una señal débil (bien determinada) y el fenómeno hasta es utilizado por organismos para escapar de sus depredadores. (El fenómeno indica que habría que ampliar la teoría de la información o comunicación de Shannon en la cual el ruido no coopera con la señal y debe ser eliminado; y como tal teoría sirvió para establecer el concepto de bit quizá hasta sea concebible un nuevo tipo de bit “complejo”).

También podemos encarar la cuestión considerando que la toma de decisiones está entrelazada con la capacidad de conseguir conocimiento efectivo. Esto porque ya en el mismo pensamiento estamos decidiendo si seguimos con tal tema o si cambiamos y si algún tema está ya “maduro” para actuar. Ocurre que al decidir estamos considerando que conocemos lo suficiente para actuar. Pero para tener un logro efectivo es necesario prever. La previsión es una conjetura pero débil y al fin estaríamos utilizando el mismo esquema: conjetura y comprobación.

Hubo un descubrimiento que reafirmó a muchos en la creencia que somos autómatas complejos y nada más. Fue el caso de Libet. El descubrió en la toma de decisiones y escaneando el cerebro, que la toma se realiza antes que la persona diga que lo ha hecho concientemente.

Pero sí que podemos ser autómatas complejos con una capacidad similar a libre albedrío limitado, siempre que la comprobación de la conjetura no sea acotada en el sistema conceptual y si lo haga en el sistema perceptual. Por cuestiones de supervivencia el sistema de conjetura y comprobación perceptual que compartimos con los chimpancés tiene que ser rápido y acotado. Mientras que el sistema conceptual no necesita serlo (la comprobación no acotada es quizá la que nos haga más inteligentes que nuestros primos los chimpancés). En consecuencia no sería nada extraño que al organismo en cuanto a decidir le convenga que actúe el sistema perceptual siempre. De esta manera aún con determinismo pero con una comprobación continua (que funcionaría al fin como una crítica continua) la perfomance humana en cuanto a optar y actuar, tomaría el aspecto de libre albedrío limitado y ya el intento de fundamentar la libertad humana estaría cumplido.

Intento de fundamentar la fraternidad (altruismo)

Fundamentar la fraternidad (o altruismo) es una tarea más compleja.

En principio hablar de fraternidad con cualquier humano no parece adecuado pero indica la utopía de constituir la humanidad una gran familia (un chiste grosero pero no tan equivocado diría que se justifica si somos hijos de una gran puta conociendo la historia). Pero podemos ser benignos con otros humanos sin tener en cuenta los genes.

Es posible que modificando los genes puedan obtenerse humanos más inteligentes y quizá más cooperadores. Pero ese camino no debiera buscarse ¿por qué? Ante todo porque es preciso entender lo que es la inteligencia de tipo humano. Dado que la inteligencia artificial no logró su objetivo (emular la inteligencia de tipo humano) no se tiene tal conocimiento. Pero independientemente de que se logre tal conocimiento, es preciso fijarnos en las máquinas universales. Estas son las que pueden simular a cualquier máquina (utilizando distintos e infinitos programas). Cualquier computadora es una máquina universal (y por eso Bill Gates es multimillonario: era negocio vender computadoras al comienzo de la informática popular, pero mucho más era vender programas comenzando con sistemas operativos para que funcionen con eficiencia, esta situación garantizaba que llegaría a tener la fortuna astronómica si era capaz de hacer la tarea bien). Pues los cerebros (y no sólo humanos) son máquinas universales (hay que identificar que tipo de máquinas lógicas son) y entre ellos el cerebro humano que es ciertamente portentoso (sin chovinismo). En consecuencia cualquier humano tiene una potencialidad increíblemente enorme. Digamos que si las computadoras tienen programas, los cerebros humanos tienen creencias que de alguna manera no comprendida aún funcionarían posiblemente como súper programas. Pero esto le correspondería a las creencias que efectivamente lleven a logros reales. Estaríamos refiriéndonos a creencias racionales. Por supuesto que tales creencias tendrían que ver con el esquema para obtener conocimiento efectivo: conjeturar y comprobar si la conjetura es adecuada a la realidad o no. Un problema serio es que todas las conjeturas no pueden comprobarse de manera fehaciente y otras sí pero comprobarlo lleva mucho tiempo. Dado el apremio de la supervivencia se comprende que las conjeturas que se resuelven rápido son las elegidas. Pero las que no, llevan a multiplicidad de errores que frenarían el desarrollo humano (y posiblemente también a ingenios artificiales que emulen la inteligencia de tipo humano, que de por sí no tendrían que ser puramente lógicos). Con este planteo es necesario comprender que el hardware no hace a la buena perfomance, sino el buen software o programas o creencias en el caso humano. Esta sería la razón por la cual no vale la pena en general buscar la vía genética para mejorar a la humanidad. Pero que sí es necesario generar las creencias que son necesarias y fértiles para lograrlo. Es cierto no obstante que la biología hace de los sistemas biológicos con potencia universal sistemas demasiado específicos. Los humanos hacemos también lo mismo con nuestras computadoras, a veces a determinado sistema se lo lleva a trabajar en una y determinada tarea por ejemplo la computadoras del CERN que trata de descubrir todas las partículas atómicas producidas en choques producidos en aceleradores de las mismas.

Es posible que el sistema perceptual de los cerebros no pueda librarse de la especificación biológica (y la limitación consecuente del organismo), pero en el caso humano, el sistema conceptual permitiría que el cerebro pudiera mostrar que no queda sujeto a ciertas especificaciones biológicas y cambiando ciertas creencias hacer del individuo humano (sea la etnia que sea) mostrar que puede manifestar la característica de máquina universal: es cuestión de cambiar el software y se obtienen cualesquiera nuevas prestaciones.

Ahora bien, desde siempre existe un conflicto entre el bien social y el bien individual que parece irresoluble. Sería bueno sin embargo al menos minimizarlo. Pero ¿cómo hacerlo? Parece que no habría mejor manera que propiciar ¡el altruismo! para que probablemente converjan el bien social y el bien individual. Quizá este sea el caso fundamental para afirmar el lema de fraternidad (o altruismo) aplicado a las sociedades.

Pero el altruismo es necesario relacionarlo con la noción de cooperación. Antes que nada es necesario dejar de lado las peticiones a la voluntad ya que no tienen éxito. En realidad es necesario mostrar que la evolución humana en lo cultural ha ido de la mayor utilización de la fuerza bruta hasta agregar inteligencia y algo de altruismo. Así es, sólo con la bruta fuerza pudo el régimen de esclavitud perdurar por siglos. En cuanto con el ejercicio de la inteligencia comenzaron a crearse máquinas estas empezaron a reemplazar el trabajo esclavo y esta fue la mejor ayuda para derrocar el régimen de esclavitud. Con el ejercicio, desarrollo y aplicación de la inteligencia también puede apreciarse y comprenderse mejor que para aprender no es necesario la fuerza (es torpe lo de “la letra con sangre entra” aplicada a los niños en otros tiempos), que para que la gente coopere voluntariamente lo sensato es pedirle lo que es sensato y que sabe hacer, retribuirle por su tarea y valorarla de varias maneras (todo lo contrario que se hacía con los esclavos).

Con la simple fuerza bruta durante siglos y siglos prevalecieron las monarquías absolutistas donde los reyes hacían lo que querían aunque eso fuera muy cruel. Lo del cuento de las “Mil y una noches” donde Sherezade para salvar su cabeza le contaba al rey un cuento luego de hacer el amor, no era un cuento. Así de arbitrarios y crueles eran los reyes absolutistas. Pero tal sistema de poder nunca hubiera logrado la bomba atómica un arma que todos los reyes absolutistas hubieran querido tener.

Y a medida que evoluciona la tecnología requiere de mayor inteligencia en la gente común (a la cual durante siglos no se la ha querido instruir adecuadamente sino sólo para que sea instrumento del poder establecido). Hay que comprender que estos planteamientos no son sólo de ideologías de izquierda sino puramente racionales!!! Hay que comprender que con inteligencia el poder económico o político o militar consigue mayores éxitos y ¡mayor poder! Y está llegando el tiempo (y esto hay que notificarlo a los poderosos y también a sus asesores que suelen ser más papistas que el Papa) que los poderosos van a tener que controlarse y comprender que no pueden ser arbitrarios como en los tiempos antiguos, ya que sino ciertas acciones pueden golpearlos en contra como un boomerang mal utilizado.

El altruismo al que podemos acceder tendría el carácter de conveniencia personal. La cuestión es buscar la forma de hacer que todos tiendan a converger a una cooperación producto de la conveniencia personal. Esto implicaría mejorar la salud pública en lo neurológico y psicológico, mejorar la educación pública tanto en enseñar el pensamiento crítico (conjetura y comprobación el sistema utilizado por las ciencias) como la utilidad de la cooperación y cómo se logra, identificar las personalidades con características psicopáticas para apartarlas mediante tests de los puestos de poder, identificar a su vez a las personas naturalmente altruistas que no se sujeten a una ideología para promocionarlas en las tareas altruistas que elijan.

Una tarea también necesaria será la de identificar todos los beneficios y perjuicios del altruismo. ¿Cómo perjuicios del altruismo? Hay que entender que el altruismo no es serlo con los malvados, los malvados no son enfermos sociales como alguna gente quiere hacernos creer y los malvados no sólo son delincuentes comunes, mafiosos comunes ¿alguien tiene dudas que los nazis y los ISIS no son malvados? Es preciso entender también que la democracia en cuanto tienda a ser real (hay muchos engaños sobre tal sistema no es el gobierno del pueblo por el pueblo y para el pueblo sino un sistema oligárquico que da participación en el poder al menos con el voto -cualquier dictadura no da participación en el poder- es propiamente un sistema político que propicia el altruismo íntegramente.

Y hay que entender que la democracia hay que defenderla, con toda razón, aún con las armas pero a la luz del día y con las leyes, no como se ha hecho por todo el mundo por los años 70 del siglo pasado. Y esa defensa bien hecha es… altruismo.

En realidad en estas cuestiones de los valores habría que hacer otras consideraciones que aunque no parezcan vendrían al caso.

Si la verdad fuera de un solo tipo y la universalidad también, todo sería simple y no existiría la complejidad efectiva. No sería posible la indecibilidad, no habría transfinitos, sólo habría conjuntos numerables, no existirían conjuntos no numerables, no serían posibles los números reales. No tendrían ningún sentido otras lógicas, sólo la lógica clásica tendría sentido.

Pero sería acechada la libertad: la verdad absoluta sería alcanzada con la lógica clásica, no habría complejidad y no habría duda. No sería posible la tolerancia de carácter lógico que se daría naturalmente en cuestiones de valores al darse lo indecible (cuestiones ni verdaderas, ni falsas).

Estos planteamientos parecen fantasías absurdas productos de mentes retorcidas y pervertidas.

Sin embargo hay cosas que no se han dicho y que justifican los transfinitos, que haya lógicas (además de la clásica), que haya verdades de distinto tipo y otros objetos matemáticos como números aleatorios (el omega de Chaitin y los superomegas de Becher-Daicz) y los números surreales de Conway esto en lo formal, y en la realidad física que existan los fenómenos cuánticos, que existan los ruidos de color (que quedan sesgados a diferencia del ruido blanco que se distribuye “equilibradamente” en el tiempo, que existan los fenómenos de autorganización, que exista el fenómeno de resonancia estocástica y otros fenómenos no comunes.

Ante todo la verdad absoluta es preciso comprender que no puede alcanzarse con una única universalidad o sea una única forma de la infinitud. Esto es así porque los cognoscentes somos todos finitos y sea lo que sea lo absoluto no podríamos abarcarlo con una única universalidad, en realidad necesitaríamos una infinidad de universalidades. O sea Georg Cantor tenía razón y no se puede negar que al menos hay dos transfinitos: el de los números racionales y el de los números reales, o sea alef-sub-cero y alef-sub-uno. La verdad al menos sería de dos clases: simple como que dos mas dos son cuatro y complejas como que la aritmética es consistente (sólo se puede demostrar utilizando inducción transfinita la demostración de Gentzen). Pero si el valor de conocimiento es afectado, también lo serán los valores estéticos y éticos. Nos guste o no nos guste, habrá cuestiones ni lindas, ni feas, ni justas, ni injustas, ni buenas, ni malas. Esto no significa pervertir todo el conocimiento bien establecido y los comportamientos justos, honestos, buenos por todos reconocidos. Esto indica simplemente que las ideologías no son ni completamente verdaderas, ni completamente falsas. Y al fin se requiere tolerancia de carácter ¡lógico!

Todo este planteo da nuevo sentido a la noción de libertad y a la de altruismo: es necesario al fin llegar a acuerdos con otros en toda clase de cuestiones de fondo! Y esto da completo sentido a la democracia.

En fin de cuentas si somos cognoscentes finitos (entiéndalo bien los creyentes) es necesario que cooperemos en todo sentido (comenzando por las ideas) y tengamos tolerancia y respeto unos con otros lo que implica la práctica de un verdadero altruismo que responda a una ética que respete las libertades individuales siempre que las mismas no afecten directamente las libertades de los demás.

Quizá cueste creer que todo lo dicho fundamente el concepto de altruismo, o aproxime a cierta fundamentación; sin embargo la humanidad sin buscar para nada, sin tener en un horizonte ideal tal noción, no parece que valga la pena. Demuestren que quitar las utopías es bueno!!! (Esto no es una petición sino un desafío a quienes descrean de todo altruismo).

 

por Eduardo Daniel Schurzbok

Una Respuesta

  1. Eduardo Daniel

    Hola soy el autor del intento de fundamentar los lemas de la Revolución Francesa.

    Ante todo perdón por algunos errores estoy muy apremiado.

    Critiquen lo que quieran a: e__d__schurzbok@hotmail.com(doble guión bajo)

    Muchísimas gracias Rubén García

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *