El pacto ‘imposible’ entre Hitler y Stalin

3

Firmado apenas 9 días antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el 23 de agosto de 1939 se firmaba un tratado que parecía imposible y que poco después se demostraría que no tendría ninguna validez. Era el llamada “Pacto Ribbentrop-Molotov“.

Los ministros de asuntos exteriores de ambos países, Joachin von Ribbentrop (Alemania) y Viacheslav Mólotov (Unión Soviética) firmaban en Moscú un acuerdo de no agresión y colaboración mutua, militar y comercial. Al mismo tiempo que incluían unos anexos “secretos” donde se repartían el este de Europa, entre ellos Polonia, Lituania, Estonia, Finlandia… Debido a este tratado los Soviéticos no condenaron la invasión alemana del país polaco ni los alemanes lo propio frente a la invasión de las tropas soviéticas de Finlandia en 1940. Curiosamente estos anexos secretos fueron negados por las autoridades soviéticas hasta 1989.

Resultaba un pacto realmente increíble debido a las diferencias diametralmente opuestas de sus idealogías. Hitler lo consideraba algo temporal, hasta que en diciembre de 1940, el führer alemán y su estado mayor decidieron el fin del pacto en su idea por atacar la Unión Soviética. El pacto “legalmente” duró hasta el 22 de junio de 1941. Esa fecha, y de manera totalmente sorpresiva para los soviéticos, se iniciaba la “Operación Barbarroja” la invasión del país de Stalin.

Firmado apenas 9 días antes del comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el 23 de agosto de 1939 se firmaba un tratado que parecía imposible y que poco después se demostraría que no tendría ninguna validez. Era el llamada "Pacto Ribbentrop-Molotov".

Apéndices ‘secretos’ del pacto Ribbentrop-Molotov

fotos: wikipedia

3 Responses

  1. Carlo Franco

    Había leído acerca de este tema. Con esto me queda claro ya en que consistía ese pacto alemán – ruso.

    Responder
  2. Bucefalo

    Creo que para que el artículo nos ayude a entender mejor los procesos históricos sería útil mencionar el pacto de no agresión germano-polaco (1934) y los acuerdos de Múnich (1938).

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *