El marketing del Rey Persa Darío I, ‘el Grande’

Dario I el grande Persia - Curiosidades de la Historia

Dario I de Persia

El Gran Darío I, Rey Persa entre el 522 y el 486 a.C., llegó al poder de forma un tanto sospechosa. Los historiadores no se han puesto de acuerdo si era un Rey legítimo que asesinó al ursurpador Esmerdis o si fue el mismo Darío quien ursurpó el trono al legitimo hijo de Ciro II.

De una forma o de otra se preocupó y mucho de dejar su versión de los hechos y de intentar demostrar que era el rey legítimo. Se ocupó de hacer una inscripción, llamada la inscripción de Behistún. Situada en Kermanshah, al norte de Irán, en el camino real desde Ecbatana a Babilonia.

La inscripción dice:

Yo soy Darío, el Gran Rey, Rey de Reyes, Rey de Persia, Rey de todos los países… así habla el Rey Darío: Ocho veces fueron reyes los de mi familia y yo soy el noveno Rey en sucesión. Así habla el Rey Darío. Soy Rey por la gracia de Ahura Mazda. Ahura Mazda me dio el reinado. Las siguientes tierras me pertenecen. Soy su Rey por la gracia de Ahura Mazda: Persia, Elam, Babilonia, Asiria, Arabia, Egipto, Los Pueblos del Mar (Fenicia), Lidia, Jonia, Media, Armenia, Capadocia, Partia, Drangiana, Ariana, Aracosia y Macan, 23 países en total… Así habla el Rey Darío: en esas tierras traté bien a los leales, castigué severamente a los impíos. Por la gracia de Ahura Mazda esas tierras obedecieron mi dominio, lo que yo ordené, se ejecutó…”

Dario I el grande Persia - Curiosidades de la Historia

Detalle de la inscripción

La inscripción se realizó en 3 lenguas: Elamita, la lengua de los reyes de Babilonia, Arcadio, la lengua franca del Imperio y el Antiguo Persa. Al parecer nunca se había escrito en esta lengua, la lengua oficial de los reyes Persas, y se tuvo que crear una nueva escritura para la ocasión  

Dario I el grande Persia - Curiosidades de la Historia

Una de las inscripciones completas

Durante el reinado de Darío se enfrentaron Persas y Griegos en las Guerras Médicas. La Batalla de Maratón procuró una gran derrota del Rey Aqueménida. Su Hijo Jerjes I continuó las guerras contra los griegos pero el resultado no mejoró para el Imperio y Salamina y Platea terminaron con la derrota Persa.

Fuente: “De Maratón a Platea”, Philip de Souza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *