El arte románico

3

El arte románico se desarrolló en Europa en la plena edad media, entre los siglos XI y XIII. El nombre procede de la referencia a las lenguas romance. En el siglo XIX varios historiadores comenzaron a llamar románico también al arte surgido en ese tiempo, ya que llevaba implícita la recuperación del antiguo arte romano.

La imagen románica tiene la pretensión de hacernos llegar mensajes por medio de las representaciones simbólicas. Los artistas crean unas figuras y formas desproporcionadas, destacando lo más importante y no la belleza o la sofisticación de una técnica. La incorporación de imágenes en las iglesias románicas fueron una innovación muy estudiada, ya que habían estado ausentes varios siglos atrás en espacios religiosos por el rechazo a adorar imágenes como divinas. Fueron introducidas para enseñar al pueblo, que era mayoritariamente analfabeto; de esta forma podrían aprender pasajes y escenas  bíblicas. El templo románico se considera una “Biblia de piedra” accesible a todos.

San Clemente de Tahull arte romanico

Iglesia de San Clemente de Tahull (Lérida)

En arquitectura, el uso de la piedra, el arco de medio punto y la estructura en arco de algunas fachadas nos permite comparar las iglesias románicas con edificios romanos. Son el resultado de una serie de construcciones que se inician en el siglo XI y dura hasta el XIII en algunas regiones. No tenemos los datos exactos de fecha de construcción, pero nos sirven como referencia las marcas de canteros que encontramos en algunas piedras. Son nuestras referencias cronológicas más directas. Se adaptan nuevas técnicas constructivas en piedra y se integran artes arquitectónicas, de pintura y de escultura. Posteriormente tomará el relevo el arte gótico del cual hablaremos en otro artículo más adelante.

Las marcas de cantero

Con las marcas de cantero, que solían ser letras, signos o alegorías, se marcaban las piedras para señalar de quién era el trabajo y poder hacer recuento de las piezas trabajadas para poder cobrarlas. Los relieves de las iglesias eran tallados a pie de obra aunque a veces  se hacía en la cantera.

arte romanico

Marcas de cantero que se pueden apreciar en la catedral de Santiago de Compostela

Arquitectura románica

Su arquitectura es completamente de piedra, eliminando las construcciones de madera y así evitando ser fáciles presas del fuego. Tienen forma de cruz latina y normalmente consta de tres naves, siendo el doble de ancha la de en medio, aunque también podemos encontrar de una y cinco naves. Cada nave suele acabar en un semicírculo; la de la nave central es el ábside, que normalmente está orientado hacia Oriente. La importancia de la eucaristía produjo la incorporación de los absidiolos, que son capillas que surgen a partir del ábside y eran usadas para cultos particulares. En ocasiones se ubica bajo la cabecera una cripta para atesorar las reliquias. Este culto a las reliquias, que en ocasiones eran restos mortales, sobretodo de Santos , dieron origen a la girola o deambulatorio, que es pasillo ancho en forma de círculo que rodea el altar mayor y por el que los peregrinos pueden transitar sin tener que interrumpir el culto.

arte romanico

Los muros están formados por sillares de piedra muy bien labrada por su cara vista. Entre los dos parámetros (interior y exterior) existe un relleno de mampostería, que le añade más grosor. Esto es debido a que tienen que soportar gran peso de las cubiertas y así poder evitar contrafuertes. Esto repercute en que apenas tengan ventanas. Con ellos también se sentían protegidos del mal. Las arquivoltas de las portadas se hacían también para disimular el grosor de estas. Los contrafuertes también le dan un aspecto más robusto. El templo románico se concibe así como un lugar sagrado, distinto y aislado de lo terrenal, por el grosor de sus muros.

La portadas románicas

Las portadas de los templos románicos son una especia de libro pétreo de fácil comprensión para la gente de la época, que como ya hemos comentado antes, era mayoritariamente analfabeta. De esta forma comprendían a la perfección el mensaje. Podemos observar la ley de adaptación al marco arquitectónico, como podéis comprobar observando su tímpano; los relieves se insertan y adaptan en el espacio que les es asignado. El tamaño de las figuras y sus proporciones dependen del espacio y la importancia de las mismas. Lo que importa es el valor simbólico. Los temas más importantes se ubicaban en las portadas de las iglesias.

arte romanico

También se caracteriza por los arcos de medio punto y por las bóvedas de cañón.

La construcción de una iglesia románica solía ser supervisada por el Abad u Obispo, que elegían el tipo de construcción deseada y asignaban arquitecto. El clero de la época tenía conocimientos arquitectónicos bastante desarrollados.

Los edificios románicos por excelencia son los monasterios, las pequeñas iglesias urbanas y algunas catedrales.

Foto portada: Ángel Armendáriz

3 Responses

  1. Paz Manzano

    No sabía que tenías esta faceta de historiadora, me encanta.
    Ole la gente como tú, que a cada día le saca 25 horas.
    Un besazo fuerte

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *