Antidosis, el cambio de fortuna en Grecia

En la democracia ateniense todos los ciudadanos tenían derechos y obligaciones públicas. Sin embargo un ciudadano podría verse con una carga que considerara excesiva frente a otros iguales y para ello disponía de mecanismos para reclamarlo.

Una de estas medidas era la llamada “antidosis”, algo así como cambio de fortuna o permuta de bienes, mediante el cual un ciudadano podía señalar a alguien que tuviera mejores recursos económicos. Se celebraba un juicio y en caso de obtener la razón, el denunciado debía asumir la carga. Si se negaba, el demandante podía solicitar el intercambio de su fortuna.

Un buen ejemplo lo tenemos en Isócrates, filósofo del siglo de Platón o Aristóteles, que sufrió un proceso de antidosis promovido por un ciudadano llamado Megaclides.

En aquellos tiempos, uno de los impuestos más costosos era la trierarquía, que era sufragar el coste de un trirreme, barco principal de la marina ateniense. Basado en una ley llamaba Periandro, este enorme coste debía ser abonado por grupos de entre los doscientos ciudadanos más ricos de la polis.

Volviendo al caso de Isócrates, fue denunciado por Megaclides al que habían asignado el pago de una de estas trierarquías. El consideraba que Isócrates era más rico que él y por tanto debía ser quien sufragara el impuesto. Este, en lugar de defenderse él mismo, siendo un reputado orador, eligió a su hijo adoptivo Afareo, el cual perdió el proceso y obligó a Isócrates a sufragar la trierarquía. El filósofo asumió el pago por lo que no se llevó a cabo el intercambio de fortuna.

Bibliografía:

-“Discursos”, Isócrates, Traducción: Juan Manuel Guzmán, Gredos, Barcelona, 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *